Un Dios salvaje

SINOPSIS

Dos chicos de once años, un palo y algunos dientes rotos son el catalizador en este cuento de dos familias. Verónica, escritora, y Miguel, un mayorista de artículos del hogar, son padres de Yeray. Ana, asesora en gestión de patrimonios, y Alexis, un abogado, son padres de Rayco. Las dos parejas se reúnen para discutir los delitos menores de sus hijos. La reunión comienza bastante amistosamente, con tarta de manzana incluida, y los cuatro padres tienen la intención de resolver la situación diplomáticamente.

Sin embargo, a medida que sus esperanzas para esto comienzan a astillarse y la desilusión se establece, el encuentro se apodera de una leve inquietud y malestar, en un diluvio de acusaciones, recriminaciones, celos y rabia. Hay alcohol, luchas, vómitos y la destrucción de algunos tulipanes bastante hermosos.

Los niños serán niños, pero ¿pueden los adultos crecer lo suficiente como para resolver sus diferencias sin perder de vista lo que está bien y lo que está mal? La fachada de la civilidad se rompe a medida que un Dios salvaje causa estragos en la sala de estar y todo el infierno se desata.

FICHA ARTÍSTICA y TÉCNICA

Título:

UN DIOS SALVAJE

 

 

Autora:

YASMINA REZA

Versión: JORDI GALCERÁN

 

Dirección y adaptación:

JOSÉ PEDRO CARRIÓN

ELENCO, por orden de intervención:

THARÁIS ARMAS

GERMÁN BARRIOS

ALBY ROBAYNA

ESTELA PERDOMO

 

Ayte. Dirección:

YURENA MARTÍN

Música:

TOÑIN CORUJO

Decorado – Vestuario – Peluquería y Maquillaje:

Yurena Martín

 

Diseño de Iluminación: José Pedro Carrión

Técnico de Iluminación: Shelma Rodríguez (www.produccionficticia.com)

 

Fotografía: Jeziel Martín

Video: Siboney Tabares

 

Una Producción de:

CABILDO DE LANZAROTE

CULTURA LANZAROTE

COMPAÑÍA TEATRAL ACTÚA

COMI-K TEATRO

© Thaleia 2018. Todos los derechos reservados.

La bestia que todos llevamos dentro

Esta pieza de la multipremiada y exitosa dramaturga francesa Yasmina Reza se construye alrededor de un incidente infantil y sus posteriores consecuencias en el mundo adulto. Un niño de clase media-alta ataca con un palo a un compañero de colegio de idéntica extracción social durante un recreo y le vuela dos dientes. El cónclave entre los progenitores de víctima y victimario para zanjar el problema y acordar castigos y reconciliaciones ocupa el desarrollo de toda la obra. 

Dos parejas de padres convencionales y seguidores de las buenas costumbres dialogan mientras la superficie lisa y cristalina de las apariencias y la normalidad se agrieta y agria, dejando al descubierto podredumbres, zonas oscuras, piedras y palos atávicos. 

El viaje retórico propuesto por Reza surca los mares de la paternidad, la pareja, la moral, la profesión, las relaciones humanas y la familia con abstracciones filosóficas y definiciones sociológicas como motores ocasionales. Y se navega en aguas que pasan de una calma ominosa a una tempestad furibunda en cuestión de minutos, para luego volver al apaciguamiento con la misma velocidad, como si se tratara de un clima tropical extremo.